viernes, 25 de noviembre de 2011

HOLLYWOOD Y EXTRARADIO. THE SPLENDOUR



Van a reabrir el caso de la muerte de Natalie Wood. La versión de que fue accidental no se la cree nadie. La mató Robert Wagner, que peleándose a voz en grito, la empujo y la tiró al mar. Wagner estaba que echaba humo de que la divina Natalie tonteara con Christopher Walken, que dormía en el barco esa misma noche. Christopher Walken, ese actorazo de cara extraña, pero a mi parecer tanatractivo, que le va como anillo al dedo hacer de “sin cabeza-con cabeza”, de malo de Sleepy Hollow porque, en realidad, de joven estaba muy bueno. Pobre Natalie, morir empujada por tu marido a mar abierto…y eso que se casó dos veces con él, tipo el amor lo puede todo. Violencia de género en el barco de la Wood bautizado com “The Splendour” qué nombre más guai. Como cantaban en West Side Story: “I want to live in America” Esto sólo pasa en IU-ES-EI.

Se acera el puente de Diciembre, las pagas dobles, el consumismo desorbitado y sin sentido. Como el otro dia que decidí ir al extrarradio a ver a mi amiguísima Iri, que con la mierda de que está en Cancun no voy nunca y tiene una casa ideal, un novio estupendo, unos compis ideales y un gato gordo negro sin nombre que es muy guai.Por no hablar del patio-jardin que es divino…En una casa asi da igual vivir en el extrarradio.

He de decir que me enamoré del extrarradio. En el buen sentido. Es Extrarradio porque geográficamente lo es, pero de eso tiene más bien poco. Es todo mu y peatonal, con mucho ambiente, muchas terrazas, mucha placita, todo abierto. Muy agradable. Soy una enamorada confesa del extrarradio, que princesa de barrio me siento.

Decidimos ir a la Maquinista, ese centro comercial espectacular a cielo abierto que nada más verlo desde lejos agota y eso que soy consumidora acérrima de los centros comerciales. Son tan de viernes. Un centro comercial es diversión. La gente está allí y disfruta, pasea, come, va al cine. En un centro comercial se puede hacer de todo. Si estás en un centro comercial no hay necesidad de salir de el.

Fuimos allí, bajo la lluvia. Cuando Iri y yo nos liamos la manta a la cabeza nos la liamos bien. Entramos a saludar al Blanco a su compañero de piso gay, que hacia años que no nos veíamos, desde la época de teenager loca y borracha y fumada en el Fellini, y resulto ser tan o más encantador de cómo le recordaba. De Iri siempre se acuerdan todos, de mi no. La verdad es que ser la segundona me daba tan igual y no serlo a su lado era vivir en un complejo de inferioridad total y absoluto del cual paso, he pasado y pasaré siempre. Yo me miro al espejo y la mayoría de veces me gusta lo que veo, para que negarlo. Si podría ser mas alta y más delgada, pero bueno, también podría ser rica y no tener la necesidad de trabajar, pero no es asi, asi que ¿para qué vivir acompelajada y traumatizada hasta los restos?Iri es que era puro arte en el complejo mundo de las relaciones con intereses de por medio. Era la reina de donde fuera. Yo flipaba cuando salíamos. No pagábamos ni un puto duro, en ningún puto lado. Todos la conocían. Los heteros se la querían follar y los maricones querían captarla como mariliendre y las tias….pues las tias es que somos muy putas y muy perras entre nosotras, asi que las tias, casi siempre la odiaban. Ella daba besos, sonreía a todo el mundo y con eso ya estaba. Era como la Preysler del moderneo-undergroun de la Barcelona de entonces. Ahora no lo es porque la gente evoluciona, pero parece ser que Barcelona no, asi que ¿para qué seguir sonriendo y dando besos si no ofrecen nada nuevo? Su colegui no sé si me recordó en el momento porque entonces yo era un poco cardete, las cosas como son, pero fue tan educado y tan agradable y se alegró tanto de verme que me da igual. La educación es un poco eso. Él es de esos gays que parecen un dibujito. Pequeños, finitos y dulces. Además es encargado de Blanco y Blanco que está entre la delgada linea del choni y el lady chic tiene cosas que son muy lo mas. Yo tengo una estola “de pelo” como de pretor de allí, que hasta Pabli y su marido Karlos se enamoraron. Y si pasáis de pagar diseños de Versace con calidad Hym a precio Versace “my house, my rules, my pleausre” id a Blanco que tienen cosas que la misma Donatella podría haber diseñado pero a precio low cost de verdad, que si voy a pagar plastiqetes viles que sea a precio de eso, de platiquete. Fuimos a Forever 21. La tienda mas made in USA que puede existir ahora mismo. Para entrar allí si que has de ir mentalizado. Es tan gande y tienen tantas cosas que has de hacer un estudio logístico antes de entrar. Llegamos al probador con millones de cosas que después deshechas de lo ida de olla que es meterse en un probador con 15 prendas…a mi me encantaron una biker boots mortales de guais. Muy de pozero. Pero me iban enormous big…muy gigantes han de ser los americanos medios para que hasta tengan los pies gordos y el tallaje de calzado sea un desfase de enorme, asi que viendo que con mi 39, y sin haber mas pequeños, me sobraba biker boot por todos lados, las dejé con toda la pena de mi corazón.

Iri y yo nos compramos unos gorros que sulivellaran al personal y seremos la envidia de toda puta blogger.

CIAAAOOO PEÑAAAA

1 comentario: