viernes, 18 de enero de 2013

MERCENARIOS EN GANDIA SHORE


Bueno, bueno. Ayer haciendo zapping con mi novio, tras dejar atrás “Aterriza como puedas II” q obviamente no es tan buena como la primeras, aunque eso es insuperable y xq segundas partes nunca fueron buenas, a excepción de “Los Mercenarios”, los “Regresos al futuro” que incluso la 3 roza la obra maestra y “Las junglas de cristal” con el imparable John MClein que estrena el 14 de Febrero , la cual  iré a ver celebrando así el día de los enamorados, nos topamos con un peliculón joya en La Sexta. Bautizada como “7 balas” y protagonizada por el gurú de las artes marciales (y tantas otras cosas…) Jean Claude Van Damme. Bueno, canela fina. Jean Claude es un ex mercenario retirado que regenta una asquerosa carnicería y que se pasa el día bebiendo agua en botella de cristal, aunque el director, que no me fijé pero deseo imperiosamente en el fondo que sea el propio Jean Claude, nos hace creer que es Vodka, y que se dedicaba a salvar a menores hermosas que las raptaban para meterlas a putas, siempre en contra de su voluntad, claro. Todo pasa en Rusia y Jean Claude va tan maquillado que parece un muñeco de cera. La codicia humana y los oscuros deseos de ricos magnates de aquí y de allá que se van a Rusia a follarse a putillas hacen que lo más deseado y, consecuentemente, demandado y  caro sea una virgen…virgen y americana. Total que raptan a una niña pesadísima y rubísima que no hace más que querer volver a Los Angeles porque en Rusia hace mucho frío. Pues esta niña no es nada más y nada menos que… ¡la hija del ganador mundial de lucha libre! Claro, como comprenderéis, el luchador se pone en contacto con el Mercenario Jean Claude, que es alcohólico, pero consigue sacarle de su maldita y engorrosa adicción y juntos salvan a la virgen americana y a un monton de niñatas que iban para putas rusas. Súper divertida y trepidante. A Jean Claude después de las escenas de las peleas no e etomaban de cerca y ya de lejos veías como el rímel lo tenía en la barbilla, como cuando te maquillas para salir con las cuatro mierdas de los chinos y a las 3 horas pareces un mapache…pues Jean Claude igual. No faltaba un detalle, rímel, sombra de ojos y delineador para endurecer la mirada, colorete para resaltar pomulón de Adonis griego, aunque sea belga y en esa película haga de Ruso, camaleónico Jean Claude, como la Gaga. Y autobronceador, como un Jersey Shore. Una cosa loca. Una película fantástica.



Yo cada lunes, después de ver Gandia Shore, le escribo a Ylenia, que es una bruta y es una histérica tremenda pero que tiene más razón que una santa y me llena de ternura. El otro día, atracándose en el chalet valenciano que les han dejado, después de fiesta, le preguntó a una chica si venía a follarse a alguien….la chica respondía que no. Ylenia le dijo que se fuera, que si venía a la casa es para follar con alguien. La “invitada seguía contestándole que no, entonces Ylenia, impetuosa como pocas, cogió el spray matamoscas y matabichos en general y la empezó a rociar sin piedad, se lo echó por todos lados, incluso por la cara mientras, a grito “pelao”,  la siguió advirtiendo de que a su casa se venía a follar con alguien. Muy musa. Eso no lo hace nadie por ningun amigo, en cambio Ylenia, consciente de que se acerca el fin y los chicos habían follado menos de lo que querían increpa a la “invitada” con el tema del folleteo. Pues que queréis que os diga: Eso es una buena amiga. Una amiga agresiva, quizás, pero buena amiga. Y no sé porque se enfadaron con ella sus compañeros…¡Joder, si lo hizo por ellos!



Irina se va a Nueva York, levantando pasiones envidias y ampollas a su marcha y para seguir levantando todo eso y más al otro lado del charco. Se va, pero irse de verdad. Irse a vivir. El sueño americano. A mí se me encoge el alma sólo de pensar que se va…además no va a volver. Irina está destinada a hacer algo guai y Barcelona a ella se le queda pequeña. Necesita más espacio para hacer lo que sea para lo que haya nacido y ese algo solo se puede hacer en Nueva York. Estoy segura. Irina no es solo mi mejor amiga. Irina es mi vía de escape. Irina no juzga ni tiene ideas preconcebidas de nada ni de nadie. Irina es muy guai de alma y espíritu. Es buena, generosa y cariñosa. Divertida e inteligente y una de las mejores amigas que una persona puede tener. No le deseo suerte, porque no la va a necesitar, sólo buenas vibras para que esté como quiere estar, en todos los sentidos, y eso cuesta siempre, en Barcelona, en Nueva York y hasta en Conchinchina, por lo demás lo va a hacer como tiene que hacerlo.

SSSSIIIIIAAAAOOOO PEÑA!!!