miércoles, 16 de noviembre de 2011

el güiken de Marlén



Kripsin es finalista de un concurso de designers. Me lo acaba de contar porque ha podido leer los mails que recibe la coordinadora de su escuela, que de tan inepta que es, es lo máximo la tipa. Krispin es la polla y es el futuro. Después ella a veces va hecha unos zorros,aunque es guapa haga lo que haga, muy Vivienne Westwood, pero más tarde se encierra en su taller y lo parte.

http://www.facebook.com/photo.php?fbid=10150357969034607&set=a.10150357964639607.351380.165171129606&type=3&theater

Todos a votar su cami, que es divina, como ella.

El pasado fin de semana Viki(nga) cumplía años. Hizo una fiesta ochentera muy lo más. Ella es que es muy lo mas también. Íbamos echas unos zorros. Antes de ir para allí fuimos Iri y yo al bar de Iris i el seu home, que son una pareja joven majísima muy catalana y muy de ella referirse a él como “el meu home” un encanto. El racó de l´Oriol, bar de toda la vida, de pedrise cañita y te invitan a tapa. Muy cuidadosos. Ultra recomendable. Siempre he querido tener un bar tipo el Central Perk pero en versión cañí, que es más nuestro, más auténtico. Alli estaba Anuchi que iba cero 80´s. Iri y yo íbamos estupendas. Yo muy Cindy Lauper que me encanta y ella muy Madonna, muy material girl. La vieja Iri. La salsa de todos los saraos. Yo prefiero a la nueva Iri, a todos los niveles, donde va a parar. Con retraso llegó Krispin que era la reencarnación de Alaska, la Alaska guai antes de casrse con su fan la Vaqueriza (que conste que me encantan los dos, pero las cosas como son) estaba guapísima. Con su cardado y sus sombras de los chinos Carlo di Roma. Anuchi, entre tanto desfase, me pidió el pintalabios fucsia, que siempre llevo encima, que nunca se sabe, y le preguntó a Crispin si llevaba algo para poder ambientarse mas. Krispus, muy musa, claro que llevaba. Sacó sus sombras rosa chicle, el peine y se lió a cardarle el pelo a Anuchi, que le quedó un pelo guayisimo que te cagas. Tan guai se lo había hecho que Iri y yo, no suficiente con lo que ya llevábamos, le pedimos que nos lo cardara tambié. Crispus, que es puro encanto, se lió a cardarnos el pelo cual LLongueras; pero el Llongueras de antes de que sus propias hijas le despidieran. Después llegó Pollo, que se ha cortado la melena de Opusiana que llevaba (y llevábamos todas) y se ha puesto una melena Bob que en cuanto Letizia Ortiz la vea se lo corta también porque está ideal. Iba muy conseguida, yo al ver que en un principio confundió los 80´s con Grease temía por su estilismo, pero lo cierto es que debió documentarse muy bien porque iba logradísima. Mallas de leopardo, body negro, calentadores, chupa de cuero. Perfecta.

Llegamos a la fiesta y éramos las más desfasadas. Muy divertido. Iri, Krispi y yo nos moríamos por escuchar canciones ochenteras. Vicky, que estuvo en todo, tenia d.j propio con musicón de la época. Sonó de todo, hasta canciones que yo no conocía y, creerme, eso es muy difícil. Estuvimos en la dancefloor, me encanta llamarlo dancefloor, me parece tan cutre que de repente es muy guai llamarlo dancefloor, dándolo todo. Estaban Pat, que es como una mini Carrie Bradshaw, que ella no se atreve a innovar, pero cuando alguien lo hace lo sabe ver y lo dice sin tapujos. Yo soy muy fan de Pat. Y por supuesto estaba Ele, mi psycho amiga absoluta, yo no soy fan de Ele porque eso es poco. Iba estupenda, como siempre. Con sus gafas NERD, su tul , su chaqueta tejana. Intentó cardarse el pelo, pero no lo consiguió, la gracia para horteradas de Crispus no la tiene todo el mundo. Ele se encargó de toda la parte “bonita” como siempre. No hay nadie más detallista que ella. Le regalamos un cuadro a Viki tipo Warhol con su bull dog francés, Lola, muy chulo. Y todos le escribimos una tarjetita con el nombre detrás para que ella al leerlo adivinara quien lo había escrito. La gente no lo entendió mucho, y que rabia porque la idea era genial y tampoco creo que fuera tan difícil entenderlo. Yo bailé un huevo. Bailé tanto que me tuve que ir del daño que me hacía la clavícula. Llegue a casa Ibuprofeno, capitulo de Gossip Girl y a sobar. Un viernes perfecto.

Hace días que no hablo con Martins pero si con Eullin, que está encantada de haber dejado al cutre de su novio y de estar comiéndose Rusia. Dice que está contentísima, que es la única española y que entre tanto ruso y tanto germano se la rifan por ese arte que tiene. Ole Eullin. Aunque yo ya la he avisado, que una cosa es Rusia y otra España, que aquí TODAS tenemos nuestro salero, unas más que otras, eso también, pero que no se mal acostumbre que después la vuelta a la vida real puede ser muy trágica.

Por lo demás todo bien. Paraguas y bufanda gente que hace una mierda de tiempo bastante chungo. Dewww.

No hay comentarios:

Publicar un comentario