lunes, 16 de julio de 2012

The gypsies and the goat


Ya no sé ni qué coño conté la última vez. Ahora haga jornada intensiva, que es como lo mejor que te puede pasar. Salir y tener la sensación de que tienes todo el día por delante es realmente esperanzador y gratificante. La putada son esas siestas interminables que luego te cuesta dormite por las noches, porque las tardes si, las tengo libres, pero a las 7:30 he de estar en pie si o si, y eso de dormirse a las 2 y dormir 5 horas es un poco destructivo, pero bueno, las siestas son para el verano. Las siestas son post-sandía.





Mi chico y yo, que este fin de semana discutimos porque según él se pasa la vida lavándome las bragas, me tuve que hacer la enfadada pero, en realidad, la frase me pareció muy divertida, hemos trasplantado plantas y flores y las hemos colgado en la pared de la terraza de unas macetas muy monas y de una estructura ad hoc al efecto. Un poco patio andaluz. La tarde del sábado, mientras trasplantábamos escuchando Florence+the Machine (que estampa más repugnante aunque en el momento fuera tan agradable) pasaron los gitanos por la calle, tocando el acordeón, el organillo y ese maravilloso teclado CASIO tremebundo. Tocaban y cuando acababa la canción, que era muchísimo mejor que Florence+The Machine, eso era arte de verdad, gritaban con ese poderío que sólo los gitanos tienen y pedían dinero. Yo me emocioné porque me recordó a cuando era pequeña, que esa costumbre gitana de tocar por la calle era muy lo suyo los domingos por la mañana en mi barrio, y de repente, lo que es el elitismo, porque en mi barrio la extinción de esa maravillosa tradición sólo puede deberse a eso, que la peña  que vive por encima de la Diagonal y/o sus zonas colindantes ya se creen que descienden de la pata del CID (sobre todo ese barrio tremendo llamado SARRIA…) Claro que cuando acabaron de tocar me asomé desde la terraza del Sobreatico de mi novio a tirarle un eurillo, sólo por la emoción de reconectarme con mi yo pequeño, y ¿Cuál fue mi sorpresa? ¡Venían con cabra incluída! Claro, lo putísimo más. El arte de los gitanos no tiene parangón. Asomarse  desde la terraza de un sobreático en un sábado soleado en el que has estado transplantando plantas, dando más vida al fin y al cabo, y de repente ver a los gitanos con la cabra…MARAVILLA.








Esa noche mis amigas hacían cenita y salían, yo me quede con mi novio que cuando cae el finde me pongo muy ñoña, aunque luego me entra el nervio y me pongo fatal de insoportable. Culo veo, culo quiero. Total, que todas se pusieron muy guapas, se tajaron y… Confessions on the dance floor. Yo que ahora estoy tan zen, años y largas charlas me ha costado, con ellas no puedo evitar ponerme en plan broken heart un poco cuando hay movidas así, que algunas tendrán más razón que las otras, pero hay que quererse y cuidarse y dejarse de tanta historia, de tanto patio de colegio. En grupos de gentes siempre es inevitable que haya mal entendidos, pero si los hay, hay que tomárselo con filosofía y sabiendo que se dice con la mejor intención porque por naturaleza, la gente es buena. La maldad, como el miedo, es algo que se aprende con el tiempo, con el paso de los años, pero de base, todos somos buenos. Y esto me recuerda a la entrevista que vi ayer en Intereconomía, el canal underground por excelencia del mundo, en mi casa mi madre y mi abuela son muy de Intereconomía, y yo que soy una mujer liberada de prejuicios me parece bien, bueno, a veces me irrita, pero otras resulta muy divertido. Bueno, pues total que entrevistaban a Nati Mistral que es una musa y una ida de la olla. En la entrevista a modo respuesta de una pregunta que ahora no recuerdo, y que tampoco viene al caso, Nati decía:”Que el mundo no sea tan sucio, tan necio y tan estúpido como sigue siendo. Desde que Caín le dio con la quijada a Abel, estamos perdidos absolutamente. Veremos si alguna vez el mundo se regenera” y digo yo que, dentro de lo que esté en nuestras manos, algo podemos hacer, no?




Ui. Ui. Ui Hablando de un mundo necio y sucio, y no ya del mundo, de una España gris y desesperanzada; la que ha liado Mariano con tanto recorte. Facebook y tiwitter (followme at TWITTER!!) están que echan humo, y bueno, es que no queda otra, porque tanto recorte era de esperar tras el préstamo de la UE y tras hacer de la derecha la NO perdedora de estas elecciones, y yo soy más de derechas que de izquierdas, por todos es bien sabido, aunque mi derecha yo la considere centro pero como en la sociedad actual  se empeñan en no permitir el concepto de centro y todo tiene que ser un extremo o el otro pues cuando digo q soy de centro me increpan, pero como he dicho antes, soy una mujer liberada y me lo paso por las tiras de las bragas lo que me digan. Bueno pues total, tras ganar las elecciones pasadas dejando de perder, que ganar así, es ganar malamente ya se sabía que esto iba a ser así, pero a ver, yo es que creo que recorte había que hacer, pero no recortar por ahí, recortar de otras cosas, recortar de donde dicen los indignados, y para que yo esté de acuerdo con esa gente, pero vamos, que cuando tienen razón, la tienen. Pues total, que Mariano, arropado por aplausos de sus partido, que vaya momento para aplaudir, y tras leer los recortes con esa dicción tan maravillosa que tanto debe practicar con un logopeda joven del opus que va a Moncloa tres veces por semana (buah, de repente argumento para una peli; de la triste Elvira haría Meryl Streep que es una diosa de la interpretación y que a mí me pone los pelos de punta. Meryl-Elvira angustiada toda la película porque ama a Mariano y siempre le apoya y esta a su lado pero a él le gusta lo que le gusta, osea EL LOGPEDA DEL OPUS  ¡!!¡¡¡¡ sin duda alguna: PELICULON) bueno, al lío, que tras anunciar el recorte en la prestación por desempleo  de hasta a un 60% a partir de no sé qué puto mes, el peor momento para que te echen del curro, va una tal Andrea Fabra, completamente desconocida por mí hasta ese día y empieza a gritar: “¡Que se jodan!” y claro, todos a creerse que se lo decía a los parados, pero yo creo que insultaba al PSOE, estoy totalmente convencida, palabras desafortunadas igual, que ante todo hay que respetar, pero de ahí a cagarse en los parados…no sé, hay que ser muy inseguro y acomplejado para creer, de verdad, que esas palabras miserables y despreciables se lo dijera a la gente que está en el paro, que por desgracia es muchísima y es una agonía.








Bueno, hasta la próxima gente. Cuidarse y  deeeewww!!






Bueno, ahora no se xq coño me sale todo recuadrado de blanco, esto es un sinvivir. dews!

No hay comentarios:

Publicar un comentario