lunes, 12 de diciembre de 2011

PUENTE INMACULAO, TORPEDORL



Hoy mi tio, mi padirno, El Padrino, ha venido a casa a ver a mi abuela, que se nos ha venido a vivir con nosotros. Como son las abuelas. Pregunta mil veces la misma cosa, pero no es que no retenga, es que le suda un pie lo que le contestemos y como por educación tiene que interactuar de vez en cuando, pues suelta lo que le suene mas. Obviamente lo que a cada uno le suena más es lo último que ha verbalizado; con lo cual vuelta a empezar. Pero no es que se olvide, es que se la suda lo que la gente le diga. Yo si tuviera 90 años también me sudaría el coño lo que la peña me contara. Para qué negarlo. El Padrino ha venido esta mañana a casa, y ha flipado con el cambio. El sabio padrino nos envía a una boliviana, q resulta ser de lo mas sumiso, a que nos limpie y bruña el hogar, que estaba un poco abandonado desde el abandono, valga la rebundancia, de mi padre alcohólico, maricón, mentiroso y egoísta, ya que todos nos tuvimos que hacer cargo de toda la mierda que dejo colgada el señor , dejando así que el dicho de “hogar dulce hogar” pasara a un secundísimo plano de manera estrepitosa…pero aayyy!!la alegría que ha traido la paya poni a casa, de verdad. Es tan trabajadora que HASTA YO le voy a regalar una caja de bombones o algo, por maja. Además gracias a ella, que se llama Jimena, he descubierto que ese nombre me parece precioso y que fonéticamente es lo máximo. Es folclórico, religioso. Es estupendo, como ella. El Padrino, padre de Martins y el hombre más sabio y resolutivo q existe, después de Jose Mª Aznar, tiene casa en Puigcerda. Ese misterio concepto turístico inventado. Bueno, claro, matizo y corrijo, no es residencia turística, es segunda residencia. Perdon a los pijos opusianos alegres de pasar los fines de semana de casa en casa caliente y comiendo sin parar. Porque si algo se hace allí es estar caliente en casas rusticas maravillosa, dormir como nunca antes ni jamás se llegará a dormir en Barcelona y comer. Yo subo de vez en cuando…Porqué? Por que me gusta comer y dormir. Fíjate tu, que sencillez la mía, y así estoy supongo. El Padrino y mi tía, mi madrina, tienen una casa adosada divina, como ellos y sus tres santas hijas, entre ellas la imparable Martins. Rodeada de verde. De maderita toda, osea súper rustica, sabes? El jardín lo cuida Ricard. El tonto del pueblo, que es como de película de miedo, como de Scream. La primera vez que mi hermana y yo le vimos fue un día que él irrumpió en casa de mis tíos, como si fuera la suya propia, nos dijo mi prima espachurrada desde el sofá que era “El Ricard” nosotras educadas y con aquello que nos repitió hasta la saciedad mi madre de: “ besar a todo el mundo” grabado en nuestra mente como a fuego, nos levantamos e hicimos lo propio. Le besamos sonrientes. Ricard empezó a babear automática y literalmente. Ricard a las chicas que le gustan las invita a dar un paseo en el tractor. Muy guai. Pues Ricard, aparte de ser tonto, tonto de baba de verdad, también es sonámbulo y el otro día vagando por su granja Cerdanyenca sonámbulo perdido abrió la ventana y se tiró. Vete tú a saber qué coño estaría soñando el lelo. Pues el pobre Ricard ahora está en el Hospital de la Cerdanya, o a donde envíen a la gente que reside allí, porque se ha roto casi todos los huesos de su cuerpo. De verdad, super pobre Ricard. Enviémosle muchas good vibrations.

He descubierto una nueva serie fantástica que se llama “The Secret Circle” y es la serie teen del momento. Esta serie es lo que a las películas de miedo es “Arrastrame al infierno”. “The Secret Circle” tiene de todo; magia, tios y tias buenas, folleteo, asesinatos, envidias, high school, chismorreo, posesiones satánicas. Lo máximo. Además mañana empieza Dowtonn Abbey que eso no debería ser una serie, eso debería ser arte, directamente. Downton no tiene nada que ver con la primera. Dowtonn Abbey es de un casoplón en Inglaterra durante el reinado del Rey Jorge V. Muy arriba y abajo. Servicio, hijas virginales muy putas, señores y señoras ingleses altivos y soberbios, condes, condesas duques y archiduques de lo ancho y largo de la antigua Europa. Muy bien hecha y con Maggie Smith, que haga lo que haga SIEMPRE esta imponente. Me encanta. Es más, cuando acabó el último capítulo de la primera temporada y la voz de antena 3 anunciaba que no volvería hasta ahora me puse a llorar. ¿Qué iba a ser de mí sin Downton Abbey? Sobreviví. Creo que me gustan tanto porque en el fondo e hubiera encantado ser una señorona inglesa, duquesa de Wessex por ejemplo. Mandorroteando y puteando al personal, pero amándolos en realidad porque en el fondo sería buenísima y desgraciadísima por mucho dinero, tierras y apellidos que tuviera.

Durante este puente, que más que puente ha sido acueducto, nos dio a mi hermana y a mí por ir de jipis y comprarnos henna para el pelo, ignorando lo alterado químicamente y que siempre funciona. Fuimos a una herboristería resididada por un pureta mariquita que le encantó nuestro plan de ver el futbol con nuestra cabeza envuelta en henna y que al decírselo se le iluminaron los ojos. Me hubiera encantado invitarle, pero no era lo propio. La verdad es que jipis del mundo, si alguna me lee, no mintáis a vuestras amigas y/o conocidas diciendo que la henna funciona, porque es tan mentira como que Michael Jackson era pederasta, OSEA UNA FALACIA DESCOMUNAL. La henna es, simplemente, una guarrindongada que no sirve para absolutamente nada. Lo que mola y de verdad funciona es, una vez más, lo químico, que jamás falla.

Con millones de ganas de ver a Martins Y de que sea oficialmente Navidad y se puedan robar en las tiendas regalos y avalorios navideños. Soy como Robin Hood, robo a los ricos para ayudar a los pobres. Todo por la navidad. Ese debería ser el verdadero espíritu navideño, que a mi me dura algo mas que tan sólo la navidad, pero es que ricos a los que robar y pobres a los que ayudar, entre los que me incluyo, hay todo el año.

CIAO PEÑA, CUIDARSEEEEEEE

No hay comentarios:

Publicar un comentario