jueves, 4 de agosto de 2011

New-agers en la campiña francesa


Acabo de empezar jornada intensiva. Mi antiguo jefe, un abuelo machista que no sabía ni hacer fotocopias, se ha jubilado. Mejor dicho, le han jubilado por quedarse completamente obsoleto. Después de estar más de un mes sola en el despacho y haciendo lo que me salía del chichi; cafés de una hora, salir un rato a fumarme un cigarrito donde estuvieran mis amigas, etc…ha llegado alguien nueva para llevar el rumbo de esto. Bueno, ni siquiera llevar el rumbo, que nuca lo ha tenido, con arrancarlo hay suficiente. Es una máquina. Es la mujer que quiero ser. Es mandona y en vez de hablar ladra. Factura millones al año. Es madre. Es guapa. Está buena. Es la dama de hierro. Va a mil por hora y quiere enterarse de todo, enterarse de verdad. Este es mi segundo verano ya aquí, llevo ya casi 2 años, y ha sido llegar ella y tener jornada intensiva. Ya sólo por eso le haría un monumento. Viene a dar caña. Me gusta. La verdad que con el abuelito había perdido un poco el objetivo de todo. La finalidad. Ahora no. El objetivo, aparte de cobrar, obvio, es aprender mogollón para ser como ella de mayor. Lleva un 4x4 dorado, como de novia de rapero, es lo más. Habla mucho, de la sudaquilla que tiene en casa para limpiar que no hace nada, de su apartamento en Formentera, de que sus amigos viven cerca, de que su hijo está en la Costa Brava, pero no habla de marido. Cosa enigmática y que me encanta, porque eso significa que el 4x4 dorado que lleva pasa de ser de novia de rapero a de rapera poderosa. El super jefe de la empresa, que reside en Madrid, también escucha rap. No me extraña. Las canciones rap son como los himnos que cantan los líderes de sus bandas. A mí me parece estupendo y no me sorprende en absoluto que mi jefe cuando coge el puente aéreo lleve a Ja Rule o a Notorious Big en su Iphone. Él es poderoso, como lo son esos negros raperos. Los auténticos raperos tendrían que ser ellos, los super jefes que mandan con justicia y no los negros y los sudacas del barrio chino, que de poder y liderazgo más bien poco. Bueno, a base de ostias y robos si se puede ser el líder, pero imponerse así, sin valerlo, es de maricones.

Mi hermana ha estado de vacaciones con su novio, que a pesar de que escuche a los mamones del canto del loco en vez de hip-hop puede que llegue a ser poderoso. Han estado en la Costa Brava, como la mayoría de pijos catalanes después de su parada obligatoria en Menorca, a creerse que viven en el puto anuncio de Estrella Damm, me sorprendía el otro día hablando de Bugarach. Susana Griso, la periodista tía buena pionera, había dicho en ESPEJO PÚBLICO que ese iba a ser el único sitio que sobreviviría al apocalipsis previsto en Diciembre de 2012. Como buena masónica-conspira-paranoide que soy me puse a buscar información. Bugarach es un pueblecito de 189 personas rodeado de colinas francesas con una montaña rocosa que desprende tanta energía por sus rocas milenarias que soportará el cataclismo brutal al que estaremos destinados según los mayas. Que cualquiera les hace caso a los mayas, todo el día puestísimos de hojas de coca y de peyote. Otra teoría que corre es que entre las rocas de esa montaña brutal se esconden los marcianos con sus naves, que están aquí estudiando de que palo vamos, y que el día del apocalipsis, el 21 de Diciembre de 2012, pondrán en marcha sus maravillosas naves y se piraran a su planeta o galaxia u órbita o como se le llame y que se llevaran con ellos los humanos que estén allí. Que estén allí y que quepan en las naves, que eso tendrá un tope, un aforo máximo permitido, digo yo. Que a ver si por ir a reventar eso no tira y nos quedamos en la tierra y acabamos muriendo todos. Humanos y UFOS incluídos. Los 189 residentes en Bugarach están hasta la polla de la llegada de los new-agers, que están todo el día liándola y haciendo rituales y movidas. El alcalde de Bugarach les ha pedido a Sarkozy y a la Bruni (que es tan maravillosa que ella sí que podría ser marciana) que si esto sigue así que vaya el ejército a poner orden, que los new-agers locos están dejando Bugarach patas arriba. De momento Sarkozy y Bruni están embarazados y pasan del tema.

Hablando del tema con Pabli, que se ha cambiado de look y parece que sea Jack el Simple en versión dark recién salido de un centro psiquiátrico, los dos coincidimos en que los marcianos ya están entre nosotros pero que no sabemos, ni sabremos, diferenciarlos de los humanos nunca. Nuestra conversación sobre el fenómeno UFO se estaba poniendo interesantísima hasta que una madre pija de Pedralbes con complejo de brangelina apareció con sus retoños. Un retoño suyo de verdad, parido y salido de sus entrañas, una niña china comprada y un niño negro, comprado también. Rollo oferton de HIEPERCOR: “2X1 ¡con la compra de un niño negro de 8 años que pesa 4 kilos, regalamos una niña china, que allí nadie las quiere y aquí siempre cuela! Mira, soy yo la hija verdadera que ha salido del coño de mi santa madre estúpida y les arruino en psicólogos. Cuando llegó la Brangelina patria catalana cargada de niños de todo el mundo por todos lados Pabli se puso tensísimo y dejamos de hablar. El niño negro le miraba embobado y Pabli le ladraba. Entonces llegó un perro, como una ratita, a tocar los cojones, que casi se me mea en el casco de la moto y Pabli se tranquillizó. La perrita-rata le hizo mucha gracia. Pabli, muy musa, como siempre. No entiendo muchas cosas suyas, pero a Pabli no hay que entenderlo, sólo disfrutarlo.

A seguir de vacaciones y a la playa, que el tiempo por fin acompaña, gente.

2 comentarios:

  1. las has clavado Marilinda!!!..... a mi se me disfruta!....no entenderme...porque ni lo puedo hacer yo...

    ResponderEliminar