lunes, 24 de agosto de 2009


A veces la gente se va, se va para no volver ó para vovler más tarde, cuando todo haya pasado.

Lo jodido viene cuando por natura una querría que volviera pero lo que siente es lo contrario. O cuando ni siquiera sabe que pensar al respecto. Cuando echa de menos algo que no debería porque tendría que estar cerca, haciendo lo que tendría que hacer.

Y todo se vuelve raro. Y siente un poco de miedo de todo. De las reacciones propias y las ajenas. De las ajenas cabe esperarlo porque no se conoce a la gente 100%...pero de las reacciones propias ya es jodido.
Es como que hay algo dentro de uno mismo que no se puede controlar. No hace falta llevar media vida fumando porros o drogándose para tener cambios de humor, bajones inexplicables o ataques de histeria descontrolada para que estas mierdas anímicas afecten a una persona.







Las tías por eso tenemos algo muuuy jodido que se llaman hormonas, que hacen lo que quieren y nos dominan por completo. Nos ponen de mala ostia, nos hacen llorar, nos hacen odiar a todo el mundo y a nosotras mismas. Nos vemos feas, gordas y estúpidas...y en vez de aprovechar la ventaja de saberlo para intentar no montar crsitos allá donde vamos la liamos más y más y más y más. No hay una víctima en concreto, a parte de una misma, las vícitmas son todo aquel que nos rodea. Decimos y hacemos estupideces. Y después lloramos o nos cagamos en nuestra puta madre o en la suya, o en lo que sea; la cuestión es cagarse en algo. Como si así la regla, fuera menos regla. O el síndrome pre ó post menstrual fuera menos síndrome.

O puede que en realidad sea todo mentira y nos hayan llenado la cabeza con esas chorradas revistas tipo cosmopolitan, que sólo hablan de como satisfacerle, cómo vestirte para gustarle o de cómo cocinarle para que se quede contigo hasta el lecho de la tumba. Eso sí, ellos, y extiendo ellos a todo ser vivo que te rodea, tienen que aguantar que una ó dos ó tres veces al mes, depende de lo inestable que sea una, te den ataques tipo: "no me toques porque hace una hora no me has contestado como esperaba y eso te convierte en el ser más horrible de la faz de la tierra y eso demuestra que no me quieres en absoluto"

Pués yo digo que no. Que eso no es justo que lo aguante nadie. Aunque la cosmo o cien libros de autoayuda te digan que: "cariño, si te quiere de verdad lo sufrirá contigo, mimándote y deiciéndote que eres maravillosa continuamente, aunque lleves ladrándole y llorándole 48 horas seguidas".

Lo mismo con las madres, por mucho que existan madres que vayan de modernas y sean mujeres que también tienen o han tenido la regla y, en consecuencia y en teoría, deberían entendernos y pasarnoslas todas, no tiene porque aguantar que las rujas porque te han dicho algo que no querías escuchar.

Aunque entre nosotras vayamos de solidarias, una hermana o una amiga que te viene con la cara hasta el suelo porque está en esos días, o lo va a estar o lo ha estado, o toma anticonceptivos y está como una cabra, es un coñazo total.

Yo en el fondo creo que algunas utilizan, utilizamos, consciente ó inconscientemente, el "chorra-rollo" de soy mujer y ya se sabe que las hormonas atacan en cualquer momento para dejar de intentar ser perfectas y ser como puede que nuestra personalidad tienda a ser en verdad. No me refiero a que toda tía que le dan estas neuras con el rollo de la regla sean depresivas o histéricas en potencia, para nada. Me refiero a que quizá, pues son más malhumoradas, lloronas, sensibles, o tajantes de lo que en realidad cree que son la gente que las rodea; incluso de lo que creen ellas mismas ó nosotras mismas.

En conclusión, qué grande ser mujer y que difícil y como sufrimos y bla, bla, bla....

No hay comentarios:

Publicar un comentario