lunes, 23 de enero de 2012

the girl with the anchor tattoo




Tras la celebración de Crispin, en la que todas estábamos guapísimas y acertamos muy mucho en los regalos y de la quedada-karaoke seguida por una jornada dominguera en el bingo, con las pilas cargadas y con ganas de hacer cosas, el otro día fuimos a ver Millenium. Carola y yo llegamos antes, que está muy contenta porque su gatito Bruntsfield, que es tan o mas mono que ella, va a volar de Londres a Barcelona para reunirse con ella, al fin. El nuevo cuento Disney de Navidad. Crispin llegó con Pollo un poco más tarde, como va siendo normal, pero bueno, problema el nuestro que aun sabiéndodlo siempre seguimos llegando pronto.

Yo tenía super ganas de ver Milenium, no tanto por la historia, que sí, que es entretenida,con mogollon de trama y con una heroína Emo ultraviolenta y bollera, sino por su director, por David Fincher que ha dirigido maravillas como “Seven”, “El club de la lucha” o, más recientemente , la súper guai “The social network” que es un peliculonazo. La Millenium yanqui hay que verla como si fuera una nueva película. Y es que, en cierto modo, lo es. Daniel Craig sale bastante pureta, pero está super bueno y tiene una espalda de morirse del gusto. Y ella mola, pero porque el papel en sí mola un putísimo huevo. Esta Lizbeth lleva las cejas teñidas de rubio como la pesada de la Gaga, marca unos pomulazos de escándalo y súper divinos, que ni Deborah Harry, que parece que le hayan quitado todas las muelas, bebe mucha coca cola y come mucho Mcdonalds. Salen hombres de negocios nazis y la venganza de "Lizbeth Mara" enchufándole un vibrador GIGANTE por el culo al puto gordo que la encula, ese trozo es súper desagradable. Lizbeth se va a tatuar y pone cara de sufrimiento, porque al contrario que la otra sufre, tiene celos y cuando James Bond le dice que está guapa se sonroja.Yo no se con que Lizbeth quedarme si con la sueca-española, que es un tipa dura de verdad, de rompe y rasga, de no tener el coño pa farolillos o con la Lizbeth Mara, que es más finita y blandita, pero ultra violenta y desagradable igual... Fincher nos enseña a una Lizbeth encoñada de Daniel Craig mogollón, que hasta por Navidad le va a regalar una chupa de cuero y todo pero al final no se la da porque rabia cantidad cuando ve que él se tira a Robin Wrigh (ex) Penn, que tenga la edad que tenga ella SIEMPRE está follable, Sean fue muy imbécil. . El periodista tiene una hija fanática religiosa que de tan enferma que está le dice que son esos códigos tan esenciales para descubirilo todo; obviamente son versículos de la Biblia. Ella se despide de él y le dice que no se meta mucho con los cristianos y Daniel Craig flipa con lo moñas que es su hija.Un empresario nazi rico habla de Ikea y dice que él es nazi, no lo niega y tan contento, que no lo puede esconder detrás de un mueble de Ikea. ¡Muy diver!

Mis amigas al salir dijeron que les gustó más la sueca. A mi no. Osea que jamás diría nadie que una peli sueca fuera tan buena y tan guai y entretenida y la primera Millenium lo fue, pues súper mérito para el director sueco que la dirigió, pero mola más la americana. Yo agradecí que al final la nieta desaparecida no fuera jipi, sino una curranta que vive en Londres sola y compra joyas por internet por las noches. Como veis “Millenium: The girl with the dragon tattoo” es una película completamente distinta.

Este fin de semana fui a hacerme la manicura con Iri. Fue muy divertido. Fuimos a unas chinas que no paraban de hablar entre ellas en chino y que nos reñían si nos movíamos. Que nos llamaban guapas con un tono que pareciera que nos llamaran hijas de puta. A Iri le tocó la china experimentada que llevaba mascarilla y todo. A mí me tocó la inexperta china bruta y guarrindongui. No paró hasta que sangré, hay que enfocarlo como que suerte tuve al tocarme la entregada y perfeccionista, la china Black Swan, y de usar mascarilla, ni hablar. Qué miedo dan los chinos que viene pisando fuerte que te cagas. Al principio estábamos solas hablando del misterioso caso de Lana del Rey, que es la nueva Britney Spears independiente con su cara de puta y todo, aunque a mi su canción “We were born to die” no me disgusta, hablamos de que he mejorado con mi inglés gracias a Pretty Little Liars, mi serie super favorita del momento, y la gorda de Adele, ese falete inglés, que pronuncia súper bien en todas sus canciones. Iri me contó que la pobre tiene un cólico (¿cólico puede ser??) o algo chungo en la garganta, que qué putada, pobrecita. Y yo le dije que de verdad tiene canciones muy bonitas y muy tristes, canciones de gorda resignada porque nadie la quiere básicamente, pero es que eso es bonito.

Mientras hablábamos y cotorreábamos en la soledad del centro estético chino, antes de que se llenara de madres pijas que después dirán que se hacen las uñas en Yass & Co o en Pink Peony, en el mismísimo Paseo de Gracia, donde se las hace mi adorable y marcianísima amiga Pati, descubrimos que también hacían masajes. Al rato, de una de las habitacioncitas , salió un hombretón bien vestido seguido de una chinita súper monísima. ¡ESCÁNDALO!

Iri no pensó tan mal como yo, que obviamente pensé automáticamente en felaciones, Iri sólo creía que ponían a la china más mona a hacer masajes para atraer a más gente. Yo no lo creo, que los chinos son canela fina y reparten bien de leña.

Por lo demás el fin de semana ha sido muy entretenido, el buen karma me ha perseguido y he estado muy a gusto menos en mi casa, que se nos ha jodido internet y para solventarlo, temporalmente, mi hermana ha hecho un apaño en el lavabo. Ahora tenemos el lavabo como una chabola, llena de cables por todos lados. Las duchas son toda una aventura….ducharte y no saber si vas a recibir una descarga eléctrica es muy excitante.



¡¡Hasta la próxima peña, disfrutar que el mundo se acaba en 2012!!

1 comentario: