jueves, 9 de agosto de 2012

MARILINDA PROFUNDA



Estaba yo comiendo mis galletas de dieta sabor yogur y chocolate (deliciosas) y me puse a pensar en las féminas que me rodean. Llegue a la conclusión de que algunas de ellas buscan en un hombre, como pareja, que la vean y la amen de manera incondicional, como lo haría un padrea una hija, aunque bueno no todo el monte es orégano, ni oro todo lo que reluce, que hay casos para dar y regalar. Claro, me autoanalicé para saber si eso podía ser verdad y si mi hermana o yo podíamos caer también en eso pero buscar un ejemplo tan cercano en alguien que de un tiempo a esta parte no tiene padre es algo complejo…pero, si lo tuviera, caería en esa búsqueda absurda? No sé,a ver, me explico: los padres siempe ven a sus hijas como los seres mas inocentes, llenos de ternura y bondad que hay en la tierra e inexplicablemente algunas mujeres buscan eso inconscientemente sin tener en cuenta que, en realidad, tu pareja no te tiene porque querer incondicionalmente; entonces se convierten en unas infelices incapaces emocionalmente de querer a alguien durante un largo periodo de tiempo aceptando y respetando (y porque no, también queriendo) los defectos de la otra persona. Bueno, ¿ellas seran conscientes de que también tienen defectos que la otra persona les va a tener que aguantar? Qué fácil es culpar al de al lado. El otro día Irina, que ahora está en plan muy fiestas y para mi es un poco rollo porque estoy en el lado completamente puesto, me paso un escrito:



Having a conversation I argued that the reason there's so many divorces and unhappy relationships is because the people involved start the relationship being unhappy and seek to be happy by means of having another person with them... so their happiness depends entirely on other people. All those people are doomed to be unhappy until they realize that happiness comes from within, and only happy, complete people should be looking to have a partner, while the others should be trying to be happy by themselves first.



Como mi público es bilingüe (español-ingles) y hasta trilingüe (español-ingles-catalán) lo pongo en inglés, así mi blog se convierte en algo didáctico también, así matamos dos pájaros de un tiro.




La conclusión es que culpar a otro por no ser feliz, estar apenado, estancado, con ansiedad, no es culpa de la persona de al lado. No es culpa de tu madre, ni de tu padre, ni de tus hermanos, incluso no es culpa de tus amigos, aunque hayáis pasado una época en la que no os habéis entendido. Y , por supuesto, en el caso, tampoco es culpa de tu pareja, porque os hayáis desatendido. La felicidad es algo que tenemos que aprender a conseguir por nosotros mismos, y hemos de concienciarnos de que no depende de nadie más que de uno propio. No sé en qué momento la educación recibida, la televisión que hemos visto y/o la sociedad y/o momento histórico en el que hemos vivido nos ha hecho a algunos buscar la felicidad a través de otra persona que no seamos nostros mismos ¿Será cosa del consumismo brutal en el que vivimos anclados y estancados como un castigo? Me refiero a que, quizás, esa manera de ver las cosas, gracias a la tremenda y peligrosa publicidad, de NECESITAR algo para ser felices pero extrapolándolo a personas sea la causa en parte…que Punset me lea y me diga que piensa.


 Pero ese es el problema, un rímel nos hará estar maravillosas con unos ojos como faros y mirada de femme fatalle, es ALGO que sirve para eso, pero una persona, pareja en concreto, no tiene que ser alguien que nos haga reír siempre, no tiene que ser alguien que siempre le parezca bien y loable lo que hagamos y, sobretodo, no es la que nos hará feliz. Felices nos hemos de hacer nosotros mismos. Esa persona es alguien con la que quieres compartir esa felicidad no la garantía de ella.



No es una lección, o quizás si, una lección que yo también, quizás, debería autoimponerme.




FELIZ VERANO

No hay comentarios:

Publicar un comentario