miércoles, 17 de noviembre de 2010

El otro dia bajaba de casa de mi novio. Feliz, follada, mimada, comida...estupenda, vaya. Fui a coger mi moto y , de repente, me percate de que habian rajado el sillón de la moto. La verdad que no me extraño en esa calle llena de gitanos, negros y sudacas traficantes y tias que se lo quieren follar. Pero me jodió, me jodió y mucho. Un tio no habia sido, porque las mismas gnas que tenia mi novio de follarme la tenían ellos (cosa muy normal si solo estan acostumbrados a meterla en cachos de carne que están tan colocados que les da igual que se la metan por delante que por detrás) un gitano tampoco creo. Yo soy fan del gitaneo, el arte flamenko bailado y cantado asi que me impuse a mi misma que un gitano que desborda arte no podría haber sido, por el simple hecho de que soy fan.
Obviamente habria sido una e esas putas niñatas, medio yonkis, medio putas, medio punkis que se lo querían tirar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario