lunes, 16 de agosto de 2010

He estado el fin de semana en Puigcerda. Ha nacido mi sobrino; bueno, no es exactamente mi sobrino, es el hijo de mi prima. Pero como solo tengo 3 primas y somos una familia muy unida, a pesar de que parezca lo contrario si tenemos en cuenta que mi padre se piro robandonoslo todo a mis 2 hermanos, mi madre y a mi, por todo lo demás somos bastante guais como familia y nos ayudamos mucho, y siento que es como mi sobrino.

Es un niño guapísimo. Es un dibujo. Y de verdad que creo que los bebes pueden molar y tal, pero cuando son bebes, son feos. Y tiene la piel rara tanto de color como de tacto. Están muy arrugados y la cabeza da angustia...y el ombligo...el ombligo BECKS!da mucha grima. Pero este bebe es muy bonito, y no lo digo porque sea el de mi prima, mi otra prima mayor tiene otro niño, Álvarito, que ahora es una monada de niño, super borbón y señor con tan solo con 2 años. Que le encanta la vichissoise y que va vestido echo un dandy. Un niño ultra-guapo, con rizos rubios, los ojos muuuy azules, la piel muy palida y una carita muy redondita, como esa tripota inmensa que tienen los niños cuando son críos. Es una flipada de niño Alvarito, pero de bebe era más bien feoncio, pelirojo y extraño. Pero el hijo de Bea, Andreu (nombre que me parece horroroso y es mega de pueblo, donde ha nacido y donde se va a criar) es muy guapo y muy bueno. Es un niño que sólo verlo emociona, y que huele a bebe. Ese olor an suave y que inspira tanta tranquilidad.

Si el amor tuviera un olor sería el de bebito limpio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario