miércoles, 23 de diciembre de 2009

Lleva tres dias lloviendo....estoy de un bajon que es inhumano aguantarme, vamos que no me aguanto ni yo.

Estas fechas son tan raras. Odio profundamente que las comidas se alarguen hasta las 6 de la tarde...de verdad. Yo no se como mi familia y la del resto de la humanidad tienen tanta conversacion los unos con los otros...alguien me puede explicar que mierda-chorrada le vas a contar a tu tio?abuelo?primo?aunque lo peor es lo que te puedan explicar ellos...mmmmmmeeeeeeeee ddddduuuuuuuueeeeeeeeeeeeeerrrrrrrrmmmmmmmooooooooo.

Es la segunda navidad sin mi padre. Desde que tengo uso de razon las navidades me han parecido aburridas, pero desde que él no está no se si las odio ó me la resbalan ya directamente, independientemente de que me resulten ó resultaran aburridas. Paso de encontrarme mails suyos felicitandonos la navidad y preguntandose como se ha podido llegar a este punto. Es que no deja de mentir ni haciendo ver que vive en Argentina ó México ó donde fuera que se inventara.

Me acuerdo el último día que estuve con él. Le acompañé a los Encantes a comprarse un maletoncio enorme tirado de precio y me juré que me quedaría con ese recuerdo, él y yo paseando juntos, riendonos, estrujando las últimas horas juntos, sin pensar en que era, posiblemente, la última mañana que íbamos a estar los dos. Pero no pude cumplir la promesa. En un principio me esforcé en quedarme con ese recuero y, después de eso, pasé a esforzarme para no tener ningun recuerdo. Ni buenos, que los hay muchos y bonitos, ni malos, que ganan en cantidad e intensidad a los primeros, quizá por el simple hecho de que son eso, malos.

1 comentario:

  1. Yo hubiese hecho lo mismo que tú, quedarme con lo bueno o simplemente pasar del tema y vivir mi vida que son 2 dias.

    ResponderEliminar